Sayal que reblandece

16 de octubre de 2020

Pintores de Letras


Rompen las miradas de los álamos el bosque,

y surgen del rio las razones.

Tronco que no encuentra casa y fagocita,

a la espera de tiempos prematuros los colores,

porque surgen de sus apegadas ramas las mimosas,

hijas de la incertidumbre madurando las sonrisas, los clamores.

Viento al que todos deben corazón, animal o planta oscura y triste,

que no cesa, más tampoco clama, pues no conoce del sino de Dios.

Y si mueren, al término de esta presienten que un final,

es en teoría si se funden los cuerpos de la madre tierra con los suyos.

El color que ya brama a su salida al bosque, al horizonte,

es porque es el rojo encendido de la llama madre,

y del padre naranja hijo, pues del sol que ya no se pronuncia hablamos.

Sin sayal ya vive el pájaro, que se presta a ser el amo,

Indiscutible dueño del cielo, mas de un cielo enmascarado.


Armolec Mernatiz Friela

0 comentarios

Enviar un comentario

Quizás te interese…

Pereza en vilo

Yo te freno, esencia infinita del tiempo, con mi mano pues de punta a palma caben todos tus enseres, los más concupiscibles, pero también los mas promiscuos. Originar es lo tuyo. ¿Quién lo duda? Creas en el pensar de quien te menta los horrores del Cronos conocido, y...

Amor de primavera

Se despliegan sobre si los dedos,

más son tus hojas y ramitas

las que pienso y siento,

hijas de la acostumbrada savia

que fluye cual deliberada idea.

Corazón en impasse.

El tempo va pasando y es pasión, ritmo asolado de las musas la canción
¿Eres tú mi fuerza corazón? ¿Mi alabada y bella dama de caramelo dulce…
                                                                                                   …corazón?

Porque te quiero osada.

Frisando ya la prisa del momento mas holgado,

porque la velocidad es presa sentida,

porque aun si puedo recordarte en mis días mas aciagos,

peco aun con todo en recordarte muerta.

Ceniceros

Estoy mirando un cenicero por donde campa mi desidia,
Sigo mirando a las colillas que allí escampan
en su lucha, pues están de huelga.
Veo en la ceniza que aun alberga el cenicero
todo el lamento del humo que se eleva.

Pin It on Pinterest

Share This