En la playa.

2 de diciembre de 2020

Pintores de Letras


Bastón en mano y ya sedienta,

bajaba la mujer por la escalera,

de un año en otro caían los peldaños

y sus años a un tiempo por la grada.

 

No tenía razón que la encumbrara

pero aun así sentía a la parca

muy cerca del corazón,

el momento iba llegando acelerado

sin cese y sin presión.

 

Un humillado gatuno,

de cuerpo puntiagudo,

iba subiendo las gradas

y en el momento en que se cruzaron…

 

sintieron un tropiezo

los dos para el mismo lado

bajar peldaño a peldaño

juntos que pudieron.

 

Razón no les sobraba

para rozar al cielo,

gritos descoloridos

retumbaban en pleno vuelo

 

cuando llegaron al suelo

muy cerca que se quedaron

de un suspiro al mar rozando

tocando con las palmas ya la arena

no llegaron para dorar el alma al sol.

Armolec Mernatiz Friela

 

2 Comentarios

  1. Gaia

    Me gustan estas nuevas poesías, traen otro estilo…

    Me flipa este blog, buen contenido aunque un poco irregular. :((

    Saludoss!

    • Pintores de Letras

      Es cierto, ¿para qué negarlo?. Una vez escuche por ahí “Lo urgente impide hacer lo necesario” Y fíjese que verdad sera esta que rige hasta los mas insospechados círculos de nuestra vida.
      Gracias por su aportación! <:->

Enviar un comentario

Quizás te interese…

Pereza en vilo

Yo te freno, esencia infinita del tiempo, con mi mano pues de punta a palma caben todos tus enseres, los más concupiscibles, pero también los mas promiscuos. Originar es lo tuyo. ¿Quién lo duda? Creas en el pensar de quien te menta los horrores del Cronos conocido, y...

Amor de primavera

Se despliegan sobre si los dedos,

más son tus hojas y ramitas

las que pienso y siento,

hijas de la acostumbrada savia

que fluye cual deliberada idea.

Corazón en impasse.

El tempo va pasando y es pasión, ritmo asolado de las musas la canción
¿Eres tú mi fuerza corazón? ¿Mi alabada y bella dama de caramelo dulce…
                                                                                                   …corazón?

Sayal que reblandece

Rompen las miradas de los álamos el bosque,

y surgen del rio las razones.

Tronco que no encuentra casa y fagocita,

a la espera de tiempos prematuros los colores,

Porque te quiero osada.

Frisando ya la prisa del momento mas holgado,

porque la velocidad es presa sentida,

porque aun si puedo recordarte en mis días mas aciagos,

peco aun con todo en recordarte muerta.

Ceniceros

Estoy mirando un cenicero por donde campa mi desidia,
Sigo mirando a las colillas que allí escampan
en su lucha, pues están de huelga.
Veo en la ceniza que aun alberga el cenicero
todo el lamento del humo que se eleva.

Pin It on Pinterest

Share This