Pereza en vilo

Yo te freno, esencia infinita del tiempo, con mi mano pues de punta a palma caben todos tus enseres, los más concupiscibles, pero también los mas promiscuos. Originar es lo tuyo. ¿Quién lo duda? Creas en el pensar de quien te menta los horrores del Cronos conocido, y...

Amor de primavera

Por el esfuerzo enmudecido de tierra y raíces nacieron los muslos que ahora beso. Y en la razón más encumbrada de ese tronco férreo vieron las ramas cuestión de alumbramiento tus brazos laureados, objeto del deseo.   Se despliegan sobre si los dedos, más son tus...

Corazón en impasse.

LOS PINARES, por PACO DE LUCÍA (Álbum: Fuente y Caudal) Los vagos saben que la parsimonia los acompañará toda la vida. Pero como corruptos por un carácter contrahecho, podrá su volumen mostrarse menos espeso cuando por fin desoven la estulticia de sus corazones....

En la playa.

Bastón en mano y ya sedienta, bajaba la mujer por la escalera, de un año en otro caían los peldaños y sus años a un tiempo por la grada.   No tenía razón que la encumbrara pero aun así sentía a la parca muy cerca del corazón, el momento iba llegando acelerado sin...

Un fiordo con sangre.

Un fiordo en mi memoria precipita el agua, esta tarde hoy es lluviosa como tú. Mis tardes son remolinos en el pelo, surcos en el corazón que riegan los actos de mi ser.   Porque me gustan tus acometidas, porque mundo ya no queda en ese vaso que beber. Siento que...

Sayal que reblandece

Rompen las miradas de los álamos el bosque, y surgen del rio las razones. Tronco que no encuentra casa y fagocita, a la espera de tiempos prematuros los colores, porque surgen de sus apegadas ramas las mimosas, hijas de la incertidumbre madurando las sonrisas, los...

Metoposcopia de senectud

Queridos lectores, para la siguiente colección de aforismos pido encarecidamente paciencia y comprensión. Ante todo, quería pediros disculpas, se que no es el escrito al que os tengo acostumbrados y que, quizá a mas de uno, se le escurra el alma entre estas palabras....

Salmo, Cap. 5

Bien, se que dije que el anterior era el último de los salmos, pero como seducido por la llamada del destino, me veo más en posición de acabar dichos fragmentos con esta colección de, al parecer, alegorías. Si no fuera por este último escrito ¿Qué virtud podríamos...

Descartes vs. Descartes

No es posible, a priori, saber cuántos momentos “iniciáticos” hay, ni cuáles son, suponiendo que, si bien existen momentos de paso que son casi universales, también es cierto que no todos seguimos los mismos caminos. Quizás el momento más relevante para la...

Porque te quiero osada.

Dales a mis ojos el poder de abandonarte, dales a mis labios el poder de hacerte piedra, dale a tu brisa mi costumbre y que corra, que corra con la gracia de la vida.   Hay días en que la tez blanca se torna amarilla días en que el sol se vuelve rojo por...

Un velo bien tupido (Trampa nº 4)

Realizar un reencuentro con los papeles que asume nuestra moneda no solo pasa por reivindicar nuestros derechos, sino que es un claro detonante para darse cuenta que es lo que verdaderamente estructura nuestra economía y nuestra sociedad. Estamos hablando del corazón...

Salmo, Cap. 4

A lo que ahora aquí me referiré es al “proceso de la existencia de la creación artística”, lo que a mí me gusta definir como ontologías de presencia infinita.  Será este el último capítulo de nuestro bien conocido “Salmo”. Impero, ¿Se puede objetar en contra de la...

Historia de unos sucios cerdos. (Trampa nº 3)

Cuando hablamos, sobre todo en estos tiempos, del poder económico siempre nos topamos con palabras como “capitalismo”, “neoliberalismo”, “obligaciones, “,”liberalismo económico”, “mercado de capitales”, “moneda fiduciaria y/o escritural”, “especulacion”, “divisa”,...

Dulce naturaleza sobre nos.

Si es preciso que por el poder concedido se detenga, que caiga e impregne su carga sobre hojas, el agua que del monte brota, al cielo frena, a la tierra clama.   Si por el páramo de la risa surge la comedida, que brama entre suspiros de un viento ya lejano, que...

Salmo, Cap. 3

Jóvenes como montañas, crecen como las brisas, vida a las que ellas claman, son las heridas nada más. Tiempo quebrador que todo meya, cree que mis lagrimas no tropiezan, todo es mezcla en este aliento, lo que huye, y lo que queda. Cuando el viento sopla fuerte, nada...

Al país por morir o muerto

Beber la sangre del que se resigna es vivir hoy en España, y cuanto más desdichado se encuentra hoy en las aceras El corazón queda arrancado de un plumazo cuando se hablan de los goces de antaño pero tampoco alberga nuestro delirio una nación. Este no conoce límites…...

Ceniceros

Estoy mirando un cenicero por donde pasta mi desidia, Sigo mirando a las colillas que allí escampan en su lucha, pues están de huelga. Veo en la ceniza que aun alberga el cenicero todo el lamento del humo que se eleva.   Hoy llevo 876 días sin fumar y sigo...

Os amare siempre a las dos.

Mientras cuanto de ti yo espere tu no huyas, vida. Cuanto de ti yo quiera, a ti te lo debo, vida. Siempre que de ti la luz emane y yo no busque esconderme, vida. Talmente yo corra de ti porque esa luz me ciega, vida. Nudamente yo por ti me encuentre, vida. Delante voy...

De todos y de nadie

Te guardo seca en una esquina Allende las fronteras y las hégiras. Allí, donde la luz del ruido ni te palpa ni te husmea porque a la faz del mundo tu rechazas.   Eres una bella y nonata hembra de cuello fino, mas a veces hombre, y es que en el carraspeo de tu voz...

Salmo, Cap. 2

En un lugar donde los montes Olimpos se acabaron, mas allá de las nubes, entre el rayo número uno y el rayo número dos, donde resplandecen aun sendos motivos de su luz. Donde el apuesto encuentro de formaje de dos bandos se derrite. Donde, pretendiéndose su risa, se...

Salmo

El filo de esta navaja cae pesado sobre tu cuerpo destapado, sí quisieras, acaso, detenerla no he de saber si lo harías porque tu Dios a ello me ha condenado. No debo de exculpar tu mente por los pecados de tu cuerpo porque plenas, también solemnes, igual de llanas...

Somos impíos.

Tonta mas soberbia imaginación, solo tú inquina, de mi pasos cias porque los impermeabilizarás, y triste es, o por nefás o por fas.   Así tu muerte lenta sea voraz Intentaras de mi correr, apeldar. Solo el sueño infinito desdirá completas de mis fauces arrancar…...

Prostíbulos para el viento.

Y esa puta que es el viento que se mueve del centeno a la espiga, y de los que somos ciclotímicos distímicos muévanos hacia la risa.   Pero si me vendo, que sea del decorado mi gracia la mas precisa para mi encuentro con lo humano.   Y a mi bebe con...

A golpes de cincel, mas no cincelando

I. A Recuerdo cuando aún a golpe de cañón, tu y yo no parábamos de mirarnos. Resultaba algo entre nuestras miradas, solo nosotros lo sabíamos. Decían que solíamos estar enamorados, pero era falso, solo nosotros hallábamos la complicidad entre miradas allí donde los...
Comida para pájaros

Comida para pájaros

Hoy, mi ave vuela alto; le he enseñado a cazar. Parece que surca los altos mares, esos que para vosotros quedan inaccesibles a todo entender. Me está mirando y no sé qué quiere, se posa y me observa con cuidado, como si tuviera en sus plumas el miedo de espantarme,...

¡Ritual de ficción ninguno!

El tremante sucumbir de tus miradas me abruma. Provocar al extremo temblador de tu movimiento indefinido. Reclamar tuyo el instante superfluo. Hacer tuyas, de mis lágrimas, solo las más reales; de cuyo lloro solo penetran más allá del yermo muro.   Así me siento...

Blanca alba, sin alba y blanco concebida.

No creo entender lo que de mi mente sale, hasta que no expulse, de entre mis apesadumbrados sentimientos la senectud por los poros de la vida, pero escribo, o siento, porque la luz, así como la voz, rara vez es necesaria y porque por todo, todos, y sobre; por, a...

No demasiado dulce

Acostumbraba a copar su tarrina de azúcar con unos cuantos polvos aglutinantes para evitar el apelmazamiento del conjunto. Decía que el azúcar, como la canela, debía distribuirse de la adecuada forma para luego asegurar una igual disolución. Por su parte la canela...

Retazos

Y con tiempo de lágrimas, si creo que pudiera serlo viendo con que ánimo se me presenta la inocencia… Querer tengo entre mis dedos, Sabiendo que no es sueño.   Lloro y no puedo conocer los pasados de quienes yo temo en convertirme, ojalá fuera el saber...

Resquicios de fragmentos, de los consumados.

A saber de las incongruencias que dominan a concierto entre tus dedos… Y con gusto que no es sueño Creo y se tocar lo que debo   Y si con cien altos y esbeltos me debato, con cien me hallarías en palma de esperanza y sosiego. Con cien partidos Con cien dormidos...

A ratos, los mas tristes

Se que he nacido en el ocaso del mundo, y que nada importa. El lloro a veces es gozo… Mas con un aire que exalta y gime a lo inmortal Errores cree tener entre sus fauces, y corren, gritan, vuelan, sienten que son a ti y a nadie más.   Y la faz que me muestras es...
El origen del alfabeto latino

El origen del alfabeto latino

Hacia el año 1370 a.C el idioma más hablado en Mesopotamia era el Acadio. Sin embargo, un rey de Ugarit (Fenicia) llamado Nigmadu II decidió construir en la ciudad una gran biblioteca y atesorar en ella los textos más importantes relacionados con su religión e...

Con aires de Madame

Aquel día, un abominable mounstro tomaba forma en las entrañas del mundo… Por aquel entonces Donato Ghiberti daba buenas muestras de caballerosidad y de templanza a una señorita no menos pertinente que este pero de muy buen ver. Causa, por otra parte, que lejos de...
Sobre la moral y sus derivados…

Sobre la moral y sus derivados…

Prestémonos, aunque solo sea por un segundo, a desenmarañar la surtida red de normas que nos determinan como seres humanos (cívicos, en muchos casos). Estas en su conjunto forman lo que se conoce como moral. Pero la moral eventualmente resulta ser mucho más que una...

Pin It on Pinterest

Share This