Corazón en impasse.

15 de diciembre de 2020

Pintores de Letras

LOS PINARES, por PACO DE LUCÍA (Álbum: Fuente y Caudal)


Los vagos saben que la parsimonia los acompañará toda la vida.

Pero como corruptos por un carácter contrahecho,

podrá su volumen mostrarse menos espeso

cuando por fin desoven la estulticia de sus corazones.

 

También los vagos corazones son voluptuosos por naturaleza,

dado su origen de poca densidad allá en las nubes.

No es desidia -y a nadie mal pueden hacer-

al soltarlo con vehemencia.

Pocos restan de esta raza los más valientes  atreverse a,

de entre nuestras filas destacar

si es que pueden porque quieren

sacar provecho de su condición

y resultar ya sabido y remarcado genio que poco,

más bien nada, necesita trabajar.

 

Y que poco valorada nuestra marca es entre los otros,

así como una sombra que por capricho de un sol se mueve.

Mas, hemos de saber, que sí a una sombra un sol le puede,

más pronto que tarde llegará quién con su homólogo golpe desdirá

la trifulca de las sombras y las luces, la noche.

 

El espejo se te llevo de un soplo y, contigo mi alegría,

amarrar pudo la oscuridad por fin.

Supe siempre que un día comeríamos lluvia y sol a un tiempo,

¿qué hay de aquel mentís prometido por tu gracia?

Nos aprehendimos tan rápido que apenas nos soltamos un momento del ayer…

Ya ni recuerdo las jergas que utilizábamos en las risas

vividas como enjaulados cisnes de bello y sutil plumaje.

 

Todo era un impasse pertinente entre tu aliento y mi color de mejillas.

Corazón de mis soledades no te relajes en tu corpulencia,

mi sangre es caliente.

Porque el tiempo a todos llega y tú fuiste una vez calor.

Quiero que corras por el mar de los sueños y saltes

como sal por la picazón de la arena.

Todos, mi amado corazón, mi tierra prometida, a mi lucha hablo y a mi memoria corazón,

somos desatinados colores de una primavera de tarde de ocasión.

Así, como triste canción que suena, corazón desafinado, a melodía de sutil desazón.

Apura el recurso infinito de la consabida juerga de medio pulmón grimoso.

El tempo va pasando y es pasión, ritmo asolado de las musas la canción

¿Eres tú mi fuerza corazón? ¿Mi alabada y bella dama de caramelo dulce…

…corazón?

Armolec Mernatiz Friela

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Quizás te interese…

Pereza en vilo

Yo te freno, esencia infinita del tiempo, con mi mano pues de punta a palma caben todos tus enseres, los más concupiscibles, pero también los mas promiscuos. Originar es lo tuyo. ¿Quién lo duda? Creas en el pensar de quien te menta los horrores del Cronos conocido, y...

Amor de primavera

Se despliegan sobre si los dedos,

más son tus hojas y ramitas

las que pienso y siento,

hijas de la acostumbrada savia

que fluye cual deliberada idea.

Sayal que reblandece

Rompen las miradas de los álamos el bosque,

y surgen del rio las razones.

Tronco que no encuentra casa y fagocita,

a la espera de tiempos prematuros los colores,

Porque te quiero osada.

Frisando ya la prisa del momento mas holgado,

porque la velocidad es presa sentida,

porque aun si puedo recordarte en mis días mas aciagos,

peco aun con todo en recordarte muerta.

Ceniceros

Estoy mirando un cenicero por donde campa mi desidia,
Sigo mirando a las colillas que allí escampan
en su lucha, pues están de huelga.
Veo en la ceniza que aun alberga el cenicero
todo el lamento del humo que se eleva.

Pin It on Pinterest

Share This