pintores de letras

 

Todas nuestras entradas:

Pereza en vilo

Yo te freno, esencia infinita del tiempo, con mi mano pues de punta a palma caben todos tus enseres, los más concupiscibles, pero también los mas promiscuos. Originar es lo tuyo. ¿Quién lo duda? Creas en el pensar de quien te menta los horrores del Cronos conocido, y...

Amor de primavera

Se despliegan sobre si los dedos,

más son tus hojas y ramitas

las que pienso y siento,

hijas de la acostumbrada savia

que fluye cual deliberada idea.

Corazón en impasse.

El tempo va pasando y es pasión, ritmo asolado de las musas la canción
¿Eres tú mi fuerza corazón? ¿Mi alabada y bella dama de caramelo dulce…
                                                                                                   …corazón?

En la playa.

Un humillado gatuno,

de cuerpo puntiagudo,

iba subiendo las gradas

y en el momento en que se cruzaron…

Sayal que reblandece

Rompen las miradas de los álamos el bosque,

y surgen del rio las razones.

Tronco que no encuentra casa y fagocita,

a la espera de tiempos prematuros los colores,

Salmo, Cap. 5

Bien, se que dije que el anterior era el ultimo de los salmos, pero como seducido por la llamada del destino, me veo más en posición de acabar dichos fragmentos con esta colección de, al parecer, alegorías. Si no fuera por este último escrito ¿Qué virtud podríamos atribuirle a este pandemónium? Ahí les va:

Descartes vs. Descartes

No es posible, a priori, saber cuántos momentos "iniciáticos" hay, ni cuáles son, suponiendo que, si bien existen momentos de paso que son casi universales, también es cierto que no todos seguimos los mismos caminos. Quizás el momento más relevante para la experiencia...

Porque te quiero osada.

Frisando ya la prisa del momento mas holgado,

porque la velocidad es presa sentida,

porque aun si puedo recordarte en mis días mas aciagos,

peco aun con todo en recordarte muerta.

Un velo bien tupido (Trampa nº 4)

Por otra parte, quedaría la idea de la moneda como institución política y social, ya que también regula, directa o indirectamente, para bien o para mal, nuestras relaciones sociales. Es dinero estratifica la sociedad, pudiendo comprar la posición de otro comprando su tiempo. Cuando moneda y sistema de pago quedan unificados es cuando la sociedad aun corre mas peligro, porque la moneda constituye el elemento de referencia para el conjunto de la comunidad que la utiliza.

Salmo, Cap. 4

A lo que ahora aquí me referiré es al “proceso de la existencia de la creación artística”, lo que a mí me gusta definir como ontologías de presencia infinita.  Será este el último capítulo de nuestro bien conocido “Salmo”.

Historia de unos sucios cerdos. (Trampa nº 3)

Cuando hablamos, sobre todo en estos tiempos, del poder económico siempre nos topamos con palabras como “capitalismo”, “neoliberalismo”, “obligaciones, “,”liberalismo económico”, “mercado de capitales”, “moneda fiduciaria y/o escritural”, “especulacion”, “divisa”, “flexibilidad laboral”, “Fondo Monetario Internacional”, “fordismo”, “inflación”, “inversión de carteras”, “impuesto progresivo”, “fisiocratas”, “capital”, “capitalización bursatil”, “deuda pública”, “operación de acarreo de divisas”, “subprime”, “fondos propios”, “competitividad”, “impago”, “déficit público”,  “Banco Central Europeo”, “CAC 40”, “IBEX 35”, “derecho de aduana”, “balanza de pagos”, “saldo comercial”, “beneficio”,  “bonos del tesoro”, “ahorro”, “burbuja”, “banco central”…

CAP. 2: Homogeneidad y complacencia, nuestro amargo final hecho presa.

Los parámetros del paradigma actual de vivir han quedado ya tan obsoletos como la gente que los pretende a ultranza. En una sociedad en la que es necesaria una individualidad clásica, casi romántica, se nos dice que seamos estrictamente personales, se nos dice que busquemos nuestro halo de individualidad mediante mensajes arto sediciosos en un soplo de aire si hace falta, pero al mismo tiempo se premia la actuación del conjunto, que reacciona en masa, y premia al colectivo. En un tiempo en que la personalidad esta preconfigurada para la implosión se nos pide que “tomemos asiento”, según nuestro propio criterio.

Un buen marido para una buena parienta. (Trampa nº 2)

Me estoy basando para ello en la idea de que ninguna interacción social puede ser estabulada, las convenciones sociales por ejemplo no se pueden medir para el mercado porque son gratuitas, y en tanto sean así, no entran en la balanza, porque este sistema mide las cosas con respecto a los costes. Aparte de todo ello, la realidad eventualmente desafía a esta autoimpuesta ley ya que se producen desbarajustes sistémicos, ocurre que la demanda sube cuando el precio también. Este es, de hecho, el fenómeno que infla y produce las burbujas financieras.

¿Quieres escribir en nuestra página?

8 + 15 =

¡Suscríbete!

Pin It on Pinterest

Share This